Bodas, luciérnagas y otros momentos en la vida

¡Qué abandonado tenía yo el escribir! Mil ideas pasando por la cabeza de manera continuada, me parece estar escuchándote decírmelo de “Princesa, que las neuronas te van a mil y los demás somos un dos caballos, no hacemos aceleración como un Mercedes, que es lo que te pasa a tí”, una y otra vez, cuando me has visto llorar, hundirme, pensar que no soy necesaria o útil en lo que hago, has estado ahí, y me consta que te he desesperado, que hay momentos en los que habrás pensado cómo era posible que llegase a desesperar tanto, y aún así sigues aquí, estás conmigo, me despierto a tu lado y eres lo primero que veo por las mañanas y lo último que veo por las noches, y lo único que pienso es que deseo seguir así toda la vida.

38 días nos quedan para que llegue uno de los días más felices de nuestras vidas, y te prometo que seré luciérnaga, tu luciérnaga, la más brillante, como me has pedido de esa manera tan sutil hace unos días, sin decirme nada, dándome mi tiempo para darme cuenta de las cosas y no dejando nunca que llegue a perder el norte.

Puede que nos esperen momentos complicados en el futuro, pero también tendremos momentos buenos, aprenderé a no ir preocupándome por todo y por todos de manera continuada, olvidándome de mi, de que el yo estar bien es lo primero.

Te quiero, jamás me cansaré de decírtelo.

Anuncios

Cuatro Juntas y un…

Pues me hallo yo en el sin fin de peculiaridades que tienen las Juntas de propietarios, que dan no sólo para escribir un post, sino miles, pero reconozco que todas con las que me encuentro en el día a día hay una de ellas que me tiene robado el “cuore”…

Creo que nadie se puede imaginar lo que frustra el llevar 4 convocatorias de Junta de Propietarios en un edificio de aproximadamente 200 viviendas… junto con plazas de garaje independientes oye… te sumerges en un sinfin de folios de convocatorias, más folios para las actas, sellos, sobres… vamos… que parece que trabajas a comisión en Correos oye… Pero eso no es lo mejor, lo más “divertido”,  eso queda para el acto central del invento: LA JUNTA

Imaginad aunque sólo sea a la mitad de los convocados, todos con sus ideas y sus historias, discutiendo que no hay mañana en un plazo de 4 horas en una sala de reuniones, grande, eso sí, que si no lo de caber complicado, todos queriendo llevar la razón y por supuesto poniendo verde al que no piense de su misma manera… ¡dan ganas de volverse loco!!!!!!!!!!!!

Para que luego vengáis y me expliquéis cómo es posible que yo salga de una de éstas y no piense en desconectar totalmente… ¡si lo que hace falta es una cura de sueño, un frenopático!!!!!!!!!!!!!! (aunque esto último no sé si es mejor para mí o para alguno de los asistentes…)

En breve otra Junta de esa su comunidad… después necesitaré mil días de terapia, lo estoy sintiendo en mis entretelas…

LAS MADRES NUNCA MUEREN

Yo y mis 21 gramos

¡Oh, cuan lejos están aquellos días
en que cantando alegre y placentera,
jugando con mi negra cabellera,
en tu blando regazo me dormías!

¡Con que grato embeleso recogías
la balbuciente frase pasajera
que, por ser de mis labios la primera
con maternal orgullo repetías!

Hoy, que de la vejez en el quebranto,
mi barba se desata en blanco armiño,
y contemplo la vida sin encanto,
al recordar tu celestial cariño,
de mis cansados ojos brota el llanto,
porque, pensando en ti, me siento niño.

Un golpe di con temblorosa mano
sobre su tumba venerada y triste;
y nadie respondió… Llamé en vano
porque ¡la madre de mi amor no existe!

Volví a llamar, y del imperio frío
se alzó una voz que dijo: ¡Si existe!
Las madres, nunca mueren … Hijo mío
desde la tumba te vigilo triste…

¡Las madres, nunca mueren!
Si dejan la envoltura terrenal,
suben a Dios…

Ver la entrada original 18 palabras más

Y un año más

   Pues aquí estoy derrochando mis reflexiones y pensamientos ahora que estoy a las puertas de inaugurar otro año más… ¡ya son 38!!!!!!!!!!!!!! Madre mía, lo que han cambiado algunas cosas este año…

   He de reconocer que me cuesta romper los lazos con esto de estar ya a caballo entre mi casa (en pareja) y lo que siempre ha sido “mi casa” (la de mis padres); eso de tener como referencia un lugar determinado donde te sientes segura y sabes que te puedes “esconder” del mundo, que te sientes como si nada malo pudiera pasar y siempre te ayuda sobrellevar los malos ratos, eso para mí es una “casa”.

   Pues para mi sorpresa estoy haciendo para mi vida un nuevo lugar donde me siento así, segura, tranquila, conforme… no es todo tan fácil, porque a veces me siento un poco rara, y me sigue saliendo la confusión verbal de llamar “casa” a ambos lugares…. ¡qué cosas!

   Pero por lo demás, ha sido un buen año, tranquilo, sin grandes sobresaltos, normal, pero ¡bendita normalidad!

   Me queda un año por delante que espero que sea como éste, y que me traiga cosas, si no estupendas, tampoco malas…

  Bienvenidos los 38 🙂

Tiempos de tormenta

   Es raro que en unos días tan soleados mi entrada tenga este título, me consta.. pero es que hay tormenta en mi cabeza… y escribiendo a veces se pasa 🙂

   Por razones que desconozco, y no sé si a muchos de vosotros os pasará con frecuencia, parece que hay momentos en la vida en los que se conjuran los astros y todo se complica, que no sabes por qué y te levantas siempre con el pie izquierdo y sale todo al revés… Pues resulta que estoy en una de esas temporadas, en las que pienso que o es que estoy muy despistada, o es que parece que me ha caído encima un mal de ojo oye…

   Prefiero pensar que tengo que adoptar una aptitud positiva, que si encaro las cosas con una sonrisa todo se irá arreglando, porque oye… el karma está bien, pero tampoco hay que pasarse, digo yo…

   Espero que poco a poco todo se vaya centrando y me haga estar centrada, más de lo habitual, porque tengo la cabeza al cien por cien en mil cosas, y al final voy a terminar volviéndome loca…

   De todas maneras, siempre me acuerdo de lo que me decía mi abuela, “Dios aprieta pero no ahoga” … aunque si alguien lo ve por ahí que le diga que deje de apretar, que ya se está pasando…

El efecto jamón

aquilino lousa

¿Qué es el efecto jamón?
Cuantas veces nos vemos enfrentados a situaciones en las que que por haber metido la pata,habernos equivocado o temer consecuencias negativas a nuestras conductas nos empeñamos en ocultar ese error y entramo en una dinámica que no hace más que agravar la situación. Tapamos un error con una sucesión de errores que hacen que el problema sea más y más intenso.
El origen del nombre, efecto jamón, viene de una experiencia personal.
Un día a mi padre le regalaron un jamón. Cuando llegué a casa y me encontré con esa pata oliendo a gloria su voz fue contundente: “ni tocarlo”. No quedaba otra más que obedecer.
Hasta que un día, al volver del cole… “papá… mamá… NO había nadie en casa, tan sólo yo, esa pata y ese cuchillo jamonero… la tentación era grande, los jugos gástricos estaban funcionando a tope… Así que lógicamente, me…

Ver la entrada original 93 palabras más

Feliz día del padre

aquilino lousa

Hoy Antia está triste, especialmente triste. En abril de 2013 un imbécil, borracho, se saltó un paso de cebra y atropelló a su padre, se murió una semana después. Hoy Antia está triste, es el día del padre, el día que nunca podrá ni querrá celebrar.
Hoy es el día del padre y mi hija me hizo dos regalos, me emocionó, me parecieron preciosos, pero mi alegría no se acerca ni de lejos al dolor de Antia. Pienso en la clase de Inés, la ilusión con la que estuvieron más de una semana preparando, con todo el cariño y amor esos regalos para nosotros, sus padres. No puedo dejar de pensar en todas las Antias.
Sirva esto como reflexión, celebremos este día como cualquier otro, pero tengamos presente a los otros, a aquellos para los cuales nuestra alegría es su dolor.
Hoy es un día como cualquier otro para beber…

Ver la entrada original 37 palabras más